lunes, 10 de abril de 2017

19 y 20 de abril en Valledupar: Foros "Impactos socio-ambientales del Fracking"

Los Foros serán de entrada libre, y están programados para realizarse en el auditorio Julio Villazón de la Universidad Popular del Cesar - Campus Sabanas el día miércoles 19; así como en el auditorio Pablo Oliveros de la Fundación Universitaria del Área Andina el jueves 20 de abril de 2017, ambos en el horario de 8:00 am a 12:00 m.

La Corporación Defensora del Agua, Territorio y Ecosistemas - CORDATEC, y la Alianza Colombia Libre de Fracking, conjuntamente con la Universidad Popular del Cesar y la Fundación Universitaria del Área Andina, así como con diferentes organizaciones aliadas, invitan a los Foros sobre "Impactos socio-ambientales del Fracking en el departamento del Cesar", a desarrollarse en la ciudad de Valledupar los días 19 y 20 de abril de 2017.

Flyer oficial de convocatoria 

Estos dos espacios, tienen como objetivo facilitar escenarios académicos para dar y conocer y debatir acerca de la situación de conflictividad social que se vive en el municipio de San Martín, así como los impactos ambientales que la implementación de esta técnica traería. "Con estos foros queremos sensibilizar a los diversos sectores académicos, sociales, ambientales y políticos de nuestro departamento, para invitarlos a sumarse a esta alianza y hacer frente a los proyectos de Fracking de la ConocoPhillips y Canacol Energy, que afectarían al menos a 5 municipios del sur del Cesar", señaló Dorys Stella Gutiérrez, Presidenta de CORDATEC.

La agenda girará en torno a 3 paneles sobre "Generalidades y contexto actual del Fracking en Colombia", "Impactos ambientales" y "Resistencias y conflictos sociales", y contarán con la participación de delegados de la comunidad de San Martín, Cesar, del Ingeniero Oscar Vanegas Angarita, profesor de la Escuela de Ingeniería de Petróleos de la UIS, de la Geóloga Erika Cuida, integrante de la Corporación Geoambiental TERRAE, así como de otros referentes nacionales, regionales y locales, quienes compartirán con los asistentes sus conocimientos y experiencias en torno a este tema.

Ver agenda preliminar de los eventos

Más información:

domingo, 26 de marzo de 2017

In Colombia, Fracking threatens Bogotá water and the world's largest moor

The Corporation for the Defence of Water, Territory and Ecosystems CORDATEC - San Martín, Cesar, denounces the grave risks that fracking (Hydraulic Fracturing) places on the water and moors (páramos in spanish) in the areas surrounding Bogotá, the capital city of Colombia. Civil society groups have called for a nationwide effort to demand that the Government applies a Precautionary Principle and declares a moratorium on the controversial extraction technique as a first step towards prohibiting it nationally.



Despite the ongoing resistance of the community of San Martín in the province of Cesar, or reports such as those from the Environmental Protection Agency (EPA) of the United States, which conclude that "fracking would have a harmful impact on water bodies", nor the warnings of the Comptroller General of the Republic of Colombia which has asked the National Hydrocarbon Agency "to refrain from signing contracts for the exploitation of non-conventional oil deposits," the government has failed to take the necessary measures to prevent the environmental and social impacts that fracking could bring to Colombia.

While on the one hand President Santos and his Government adhere to international commitments under the Paris Agreement and Sustainable Development Objectives, in Colombia fracking has already been set in motion: In San Martín, the companies ConocoPhillips and Canacol Energy are in the process of carrying out exploration works in the VMM3 block, specifically in the PicoPlata1 well. The work is taking place in spite of the rejection of the community of San Martín and warnings from the Comptroller's Office, which found irregularities and illegalities since the beginning of the works in October 2016.

But this project is only the tip of an iceberg which will threaten the water and strategic ecosystems of the people of Bogotá. Several media outlets such as Noticias Caracol, Semana Sostenible, Colombia Plural and Contagio Radio, have highlighted that around 43 blocks of non-conventional deposits in the country are destined for exploration and production through fracking. This technique could have a potential impact in at least 300 municipalities around the country.



Seven of these blocks have been granted contracts which provide a clear path for the application of this technique in Colombia. Just a few weeks ago we denounced that the National Hydrocarbon Agency (ANH) acknowledges that there are two new contracts for fracking in progress, which would increase the areas of the country that would be affected. Something the National Agency for Environmental Licenses (ANLA) denies.

As well as the quantity and spread of the designated blocks, it is also worrying to find out about the specific areas which have been designated for the application of this technique. Various allegations made over the years by the ‘Association of the Mountain’ about potential ‘secret’ explorations for fracking in the municipality of Guasca, and information available from official sources, suggest that fracking would pose a very serious threat to several strategic ecosystems such as those in the moors of Sumapáz, described as the agricultural pantry of Bogotá and recognised as the largest moors in the world; The moors of Chingaza, an ecosystem which supplies about 80% of Bogotá's drinking water, not to mention other ecosystems such as the marsh and wetland complex in the south of Cesar.

In the context of this bleak panorama, the Alliance for a Colombia Free of Fracking addressed a letter to President Santos, requesting, as a matter of urgency, a moratorium on hydraulic fracturing in Colombia.

According to Camilo Prieto, a spokesman for the Colombian Environmental Movement and winner of Titanes Caracol in the category for Environmental Sustainability, "Fracking is a threat to the nation's water future, which irreversibly contaminates millions of litres of water. There is no study demonstrating that wastewater can be treated for safe disposal. "

Although the oil companies’ interests for the implementation of the Fracking in our territory is in the Middle Magdalena and the Eastern Plains, the fact that there are blocks currently used for exploration and non-conventional exploitation in a mountain range zone in the centre of the country raises warnings about potential risk for the contamination of the water of millions of inhabitants of the Savannah of Bogota.



According to Tatiana Roa, General Coordinator of Censat Agua Viva - Friends of the Earth Colombia, "the oil frontier that is making its way towards the central Andean mountain range threatens not only water-rich and agricultural territories but it also the most densely populated areas of the country, which could provoke deep socio-environmental conflicts".

The first map shows that Bogotá, nearby municipalities and their main water sources are surrounded by oil blocks, the vast majority of them destined for non-conventional methods or fracking, as is the case with the moors of Santurbán and Caño Cristales. The map demarcates the extent of corporate greed, which seems to have no limits.

"We carried out this investigation and filed this complaint to show that fracking is no longer the problem of a few communities in the south of Cesár and Santander. The time has come for us, as children of the same earth, to unite in a single voice in defence of water and life, and to tell the National Government that we are not willing to give up water for oil or mining in Colombia,” concluded Carlos Andrés Santiago from CORDATEC, which has repeatedly denounced threats to leaders who oppose the project, including several attacks by the National Police's Mobile Anti-Riot Squadron (ESMAD).


The Alliance for a Colombia Free of Fracking calls on individuals, companies and organisations around the country and around the world to join this cause, to follow the fanpage in order to stay informed about the next steps, and to join the activities planned nationwide. 

martes, 21 de marzo de 2017

Carta de moratoria al Fracking en Colombia dirigida al Presidente Juan Manuel Santos

En los medios:

  • Fracking: Ambientalistas piden poner freno al Fracking: Caracol Radio - Ver noticia
  • Organizaciones ambientalistas piden a Juan Manuel Santos poner freno al Fracking: La Radio del Sur, Venezuela - Ver noticia y escuchar entrevista
  • Carta al Presidente Santos solicitando moratoria al Fracking: Radio Macondo - Ver noticia
  • Piden a Santos declarar moratoria a la técnica del Fracking: El Pilón - Ver noticia


Bogotá, D. C., 22 de marzo de 2017

                                                                      
Doctor
JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN
Presidente de la República de Colombia
Casa de Nariño
E. S. D.


Asunto: Solicitud de moratoria al fracturamiento hidráulico en lutitas (fracking) y suspensión de proyectos en Colombia.

Cordial saludo señor Presidente.

Por medio de la presente, organizaciones ambientalistas y sindicales, sectores académicos y procesos sociales de defensa del territorio articulados en la Alianza Colombia Libre de Fracking, acudimos ante usted con el fin de solicitar que se declare la moratoria a la técnica de fracturación hidráulica de yacimientos no convencionales de hidrocarburos, más conocida como fracking (en adelante fracking), en perspectiva de su prohibición, así como la suspensión de los proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos que actualmente utilizan esta técnica. Lo anterior, teniendo en cuenta el riesgo ambiental y de salud pública que implica su implementación en nuestro territorio.

En particular, el fracking conlleva un alto riesgo de afectación al agua, que es de vital importancia para la vida y la supervivencia. De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), esta técnica podría generar la contaminación de cuerpos de agua potable, tanto subterráneos como superficiales. Lo anterior se explica debido a la gran concentración de sustancias químicas que se utilizan en la perforación. Los millones de litros de agua que se utilizarían en esta técnica quedarían irremediablemente contaminados y sería imposible verterlos nuevamente a las fuentes hídricas ya que no existe ningún método en el mundo que permita eliminar los agentes tóxicos y radioactivos de las aguas residuales.[1] Esta situación podría causar una disminución en la disponibilidad de la reserva hídrica nacional.[2]
Las afectaciones del fracking a los ecosistemas y en la reducción hídrica pueden generar un aumento en los conflictos socio-ambientales, en busca de un acceso equitativo y sostenible, y asimismo poner en riesgo la gobernanza del agua en el país. Todo esto conllevaría, a un incumplimiento por parte del Estado colombiano en su obligación de garantizar el acceso al agua,[3] así como a desatender los compromisos internacionales sobre la protección de fuentes hídricas, que se encuentran en instrumentos como la Convención sobre el derecho de los usos de los cursos de agua internacionales para fines distintos de la navegación, la jurisprudencia de tribunales como la Corte Internacional de Justicia y los principios del derecho internacional ambiental.            

Por otro lado, decenas de investigaciones científicas producidas por universidades, institutos y entidades prestigiosas en todo el mundo advierten del incremento de la sismicidad que se generan con la reinyección de aguas de producción en la actividad petrolera, actividad requerida en los pozos de fracking-.

Sobre la sismicidad, en Oklahoma los pozos de disposición de agua del fracking, han generado una mayor frecuencia y magnitud en la reproducción de sismos, que de 50 mayores a 3 grados en 2010, pasaron a 400 en 2014 (un aumento del 800%). Para Colombia, los riesgos podrían ser mayores debido a su complejidad geológica.

En materia de salud pública, existen informes en EE. UU., Canadá y la Unión Europea que relacionan la proximidad de personas a las zonas en donde se adelantan actividades de fracking con casos de alteraciones del tubo neural, nacimientos con bajo peso, defectos congénitos e incremento en la incidencia de deficiencias cardíacas congénitas. También hay evidencia de que las emisiones de pozos de fracking pueden ser transportadas por el aire a zonas residenciales vecinas y generar asma e inducir trastornos hematológicos y oncológicos. Además, los compuestos químicos usados en este tipo de proyectos pueden inducir a alteraciones endocrinológicas y causar infertilidad.[4] Las razones expuestas han llevado a que diferentes naciones prohíban su práctica como es el caso de Alemania, Francia y el estado de Nueva York.

Está demostrado que las actividades de fracking pueden generar un aumento en las emisiones de gas metano.[5] Este gas tiene un efecto invernadero veinticinco (25) veces mayor que el dióxido de carbono, así que, en un período de veinte años, su huella en el efecto invernadero es peor que la del carbón o la del petróleo, por lo que, a largo plazo, sus implicaciones son mayores frente al cambio climático.[6]      

A pesar de todos los potenciales daños que pueden ser causados por el fracking, el panorama en Colombia es desalentador. Actualmente, al menos, trescientos (300) municipios del país están en riesgo potencial en por lo no menos 43 bloques destinados para exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales. Varios de estos bloques están ubicados en las cercanías a Bogotá, algunos de ellos en los alrededores de los páramos de Chingaza y Sumapaz.[7]

De manera específica, en el Cesar y Santander se están adelantando actividades de exploración de YNC bajo el contrato VMM3, cuyo titular es la empresa ConocoPhillips. En esta región la comunidad de San Martín se ha movilizado pacíficamente en contra del mencionado proyecto bajo el liderazgo de la Corporación Defensora del Agua, Territorio y Ecosistemas (Cordatec) y, en múltiples ocasiones ha pedido ser escuchada y tenida en cuenta por el Gobierno, sin resultados satisfactorios. Además, no cuentan con garantías frente a su derecho a la protesta y por el contrario han sido intimidados, perseguidos y amenazados en reiteradas ocasiones.
Sumado a lo anterior, Colombia no cuenta con información suficiente sobre los efectos de la implementación del fracking en cordilleras. Por tal motivo, se desconocen los impactos que tendrían los proyectos en estos ecosistemas. A pesar de esta falta de información, gran parte de los bloques petroleros destinados a exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales (ync) están ubicados en zonas de cordillera, en áreas densamente pobladas.   

Por otro lado, los cambios en el acceso y la vocación productiva del suelo, derivados de los proyectos de fracking, van en contravía de la Reforma Rural Integral que forma parte del Acuerdo de Paz y que actualmente está en proceso de implementación, y de principios como la participación de las comunidades y el desarrollo sostenible para proteger y promover el acceso al agua, entre otros.[8]

Ahora bien, cabe resaltar que las actividades de fracking son contrarias a los principios y derechos constitucionales del ordenamiento jurídico colombiano que deben ser garantizados por las entidades estatales. De un lado, las afectaciones que tiene el fracking en el agua, y en su disponibilidad, afectan los derechos a la vida, al agua y al ambiente sano, entre otros. Esto, teniendo en cuenta que «el agua es vital para el ejercicio de derechos inherentes al ser humano y para la preservación del ambiente»[9] y que el derecho al agua potable destinada al consumo humano es un derecho fundamental de todas las personas.[10]

De nada sirve asumir compromisos internacionales como el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, si se le da vía libre al fracking. En esta medida, urgimos al Gobierno a tomar en serio las obligaciones legales y constitucionales de protección del ambiente, que se estarían incumpliendo si se adelantan las actividades arriba mencionadas. Es importante reconsiderar la dependencia del país de los combustibles fósiles, pues existen alternativas menos contaminantes para generar energía, así como estrategias diferentes para revitalizar realmente el crecimiento económico en el campo colombiano, que no implican prácticas agresivas como el fracking.

Por todo lo expuesto anteriormente, consideramos necesario que el Gobierno colombiano aplique el principio de precaución y por lo tanto implemente medidas urgentes para prevenir los potenciales impactos ambientales y sobre la salud pública que puedan ser causados por el  fracking.[11]

En el caso particular del fracking en Colombia, se constituyen todos los elementos del principio de precaución, a saber: 1) peligro de daño o riesgo grave o irreversible; 2) falta de certeza científica; y, 3) la necesidad de adoptar medidas eficaces para impedir la degradación ambiental. Asimismo, la Corte Constitucional de Colombia ha dicho que: «(i) ante la amenaza de un peligro grave al ambiente o la salud, del cual (ii) no existe certeza científica, pero (iii) sí existe algún principio de certeza, (iv) las autoridades deben adoptar medidas de protección, o no pueden diferir las mismas hasta que se acredita una prueba absoluta».[12]

Esta posición es compartida por la Contraloría General de la República que, en el año 2012 emitió un control de advertencia afirmando que: «el fracturamiento hidráulico, como herramienta empleada para la explotación de los hidrocarburos no convencionales, conlleva un riesgo latente para el patrimonio ambiental, por el peligro de contaminación de aguas superficiales y subterráneas y las posibles afectaciones por el desencadenamiento de sismos».[13] Estos argumentos fueron reiterados en la actuación especial de seguimiento de noviembre de 2014 que consideró que «no se ha atendido el Principio de Precaución y falta adoptar determinaciones que permitan prevenir o evitar efectos negativos sobre los recursos naturales, el recurso agua y la salud pública».

Adicionalmente, a raíz de la situación actual del municipio de San Martín, la Contraloría emitió a finales de 2016 dos nuevos pronunciamientos en los que afirma que ha habido irregularidades en los trabajos de exploración del contrato vmm3 adicional «al permitir que la empresa Conocophillips continuara con un trámite  que legalmente no es posible , buscando la aprobación de un plan de manejo ambiental para iniciar  labores en el pozo Picoplata #1»,[14] por lo que le recomienda al Gobierno nacional «abstenerse de suscribir contratos para la explotación de yacimientos no convencionales […]»[15], porque podría llevar a «la afectación de cuerpos de agua superficial, subterránea ( de acuíferos) e impacto de igual medida el suelo y la biota del ecosistema en el área de exploración y producción».[16]

Dadas las anteriores circunstancias, teniendo en cuenta el peligro considerable que representa el fracking para el ambiente, el agua y la salud de las personas que habitamos en Colombia, y en el marco del Día Mundial del Agua que se conmemora hoy 22 de marzo, la Alianza Colombia Libre de Fracking solicita que se adopten medidas urgentes y eficaces para impedir la degradación ambiental y los daños a la salud humana. Específicamente, se solicita que se declare la moratoria al fracking en Colombia en perspectiva de prohibir su aplicación en todo el país, y que se suspendan los contratos de exploración y explotación de hidrocarburos en ync que actualmente están vigentes.  

Para comunicaciones posteriores, puede contactarnos a través del correo colombialibredefracking@gmail.com.

Cordialmente,


ALIANZA COLOMBIA LIBRE DE FRACKING
Conformada por las siguientes organizaciones sociales, ambientalistas, sindicales, de derechos humanos y de defensa del agua y el territorio:
Asociación Ambiente y Sociedad
Asociación Comunitaria Fortaleza de la Montaña (Guasca, Cundinamarca)
Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente – AIDA
Asociación Nacional de Usuarios Campesinos - ANUC Cundinamarca
Campaña Agua Sí Petróleo No - Sumapaz (Fusagasugá, Cundinamarca)
Canto al Agua
Censat Agua Viva - Amigos de la Tierra Colombia
Centro de Estudios para la Justicia Social “Tierra Digna”
Cinturón Occidental Ambiental – COA (Antioquia)
Colectivo por la Protección de la Provincia Sugamuxi (Sogamoso, Boyacá)
Colectivo Tierra Libre (Cundinamarca)
Comité Ambiental en Defensa de la Vida (Ibagué, Tolima)
Comité organizador de la consulta popular (El Carmen de Chucurí, Santander)
Comité organizador de la consulta popular (San Vicente de Chucurí, Santander)
Comité para la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán (Santander)
Corporación Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez – CCALCP
Corporación Defensora del Agua, Territorio y Ecosistemas - CORDATEC (San Martín, Cesar)
Corporación Geoambiental TERRAE
Corporación para la defensa integral del ambiente y las fuentes hídricas en el Bajo Simacota - COLDIMAFH
Corporación para la defensa integral del Carmen De Chucuri - CORDECAR
Corporación por la Defensa del Agua y Territorio Yariguies (Santander)
Corporación Compromiso y Observatorio Minero Ambiental – OMAC (Bucaramanga, Santander)
Creatividad para Colombia
Federación Unitaria de Trabajadores Mineros, Energéticos, Metalúrgicos y Químicos, de las Industrias Extractivas, Transportadoras y similares – FUNTRAMIEXCO
Fundación Alma
Fundación Humedales Bogotá
Fundación Nuestro Páramo ONG
Grupo de Estudios Extractivos y Ambientales del Magdalena Medio - GEAM (Barrancabermeja, Santander)
Mesa Departamental por la Defensa del Agua y el Territorio del Caquetá
Mesa Hídrica del Piedemonte Llanero (Arauca, Casanare, Meta y Guaviare)
Movimiento Ambientalista Colombiano
Movimiento Social en Defensa de los Ríos Sogamoso y Chucurí - Ríos Vivos Santander
Observatorio de expansión Minero-Energética y re-existencia
Red de Comités Ambientales del Tolima
Red Iglesias y Minería
Red Nacional del Agua
Red por la Justicia Ambiental en Colombia
Veeduría Ciudadana para la Protección de la Reserva Forestal Regional Productora del Norte de Bogotá D.C. "Thomas van der Hammen"
Vida Digna - Comité Chucureño por la Defensa del Territorio

Con el acompañamiento de:
Carlos Fonzeca, ExDirector de Colciencias
Centro de Estudios de Derechos, Justicia y Sociedad – DeJusticia
Manuel Rodríguez Becerra, Ex-Ministro de Ambiente
Oscar Vanegas Angarita, Ingeniero de Petróleos y Profesor Universidad Industrial de Santander
Alberto Castilla Salazar, Senador, Polo Democrático Alternativo
Alirio Uribe Muñoz, Representante a la Cámara - Bogotá, Polo Democrático Alternativo
Ángela María Robledo, Representante a la Cámara - Bogotá, Alianza Verde
Angélica Lozano Correa, Representante a la Cámara - Bogotá, Alianza Verde
Claudia López Hernández, Senadora, Alianza Verde
Eloy Chichí Quintero, Representante a la Cámara - Cesar, Partido Cambio Radical
Iván Cepeda Castro, Senador, Polo Democrático Alternativo
Jorge Prieto Riveros, Senador, Alianza Verde
Luciano Grisales, Representante a la Cámara - Quindio, Partido Liberal






[1]    United States Environmental Protection Agency “EPA’s Study of Hydraulic Fracturing for Oil and Gas and Its Potential Impact on Drinking Water Resources”. Disponible en:  <https://www.epa.gov/hfstudy>.
[2]    Ibid.
[3]          Corte Constitucional. Sentencia C-035/15.
[4]          Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (aida), Principio de Precaución: Herramienta jurídica ante los impactos del fracking, Fundación Heinrich Boell México, 2016. En: <http://www.aida-americas.org/sites/default/files/featured_pubs/publicacion_fracking_aida_boell.pdf>. 
[5]          Ibid
[6]          Ibid. 
[7]      Corporación Defensora del Agua, Territorio y Ecosistemas – CORDATEC. «¿Fracking en Bogotá?: Páramos, agua y ecosistemas bajo amenaza». Disponible en: <https://cordatec.blogspot.com.co/2017/03/fracking-en-bogota-paramos-agua-y.html>
[8]    Texto de los Acuerdos de Paz: Reforma Rural Integral. Disponible en:  <http://www.acuerdodepaz.gov.co/sites/all/themes/nexus/files/reforma-rural-integral.pdf>.
[9]    Corte Constitucional. Op. cit.
[10]       Ibid.
[11]        World Commission on the Ethics of Scientific Knowledge and Technology (Comest). The Precautionary Principle. Paris: United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization(Unesco). 2005.
[12]  Corte Constitucional. Sentencia T-299 de 2008.
[13]  Contraloría General de la República. Función de Advertencia. Principio de Precaución y Desarrollo Sostenible. Disponible en:  <https://redjusticiaambientalcolombia.files.wordpress.com/2014/09/func-adv-hidrocarburos-noconvencionales2014.pdf>.

[14]   Corporación Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez. «Contraloría advierte ilegalidad de actividades de empresa Conocophillips denunciadas por la CCALCP en proyecto Fracking y encuentra hallazgos contra la ANLA ». Disponible en: <http://ccalcp.org/contraloria-advierte-ilegalidad-de-actividades-de-empresa-conocophillips-denunciadas-por-la-ccalcp-en-proyecto-fracking-y-encuentra-hallazgos-contra-la-anla/>.

[15]     Corporación Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez. «Contraloría advierte nuevos hallazgos de ilegalidades de proyecto fracking y consecuencias de daños ambientales a cuerpos de agua, al suelo y al ecosistema». Disponible en: <http://ccalcp.org/contraloria-advierte-nuevos-hallazgos-de-ilegalidades-de-proyecto-fracking-y-consecuencias-de-danos-ambientales-a-cuerpos-de-agua-al-suelo-y-al-ecosistema/>.
[16]    Ibid

lunes, 20 de marzo de 2017

[DENUNCIA] Fracking: Bogotá, páramos, agua y ecosistemas bajo amenaza - #ColombiaLibreDeFracking

Síguenos en facebook como "Cordatec - No al Fracking en San Martín Cesar" y en twitter como @NoAlFrackingSM

English version: In Colombia, Fracking threatens Bogotá water and the world's largest moor

En los medios:


  • El fracking amenaza el páramo más grande del mundo: Semana Sostenible - Ver noticia
  • Fracking amenaza abastecimiento de agua de Bogotá: Contagio Radio - Ver noticia
  • Alertan en Colombia sobre peligros ecológicos del Fracking: Prensa Latina - Ver noticia
  • Alertam na Colômbia sobre perigos ecológicos do fracking - Leia as noticia
  • Experts Warn of Ecological Hazards of Fracking in Colombia - See more
  • También Colombia en guardia contra el Fracking: AIM Digital, Argentina - Ver noticia


La Corporación Defensora del Agua, Territorio y Ecosistemas - CORDATEC, como parte de la Alianza Colombia Libre de Fracking, denuncia que esta técnica podría poner en riesgo el agua de la capital y los páramos que la producen, si la sociedad entera no se moviliza para exigirle al Gobierno Nacional, la aplicación del Principio de Precaución para declarar su moratoria como paso inicial de la prohibición en todo el país. 

Ni las acciones de movilización y resistencia de las comunidades en varias regiones del país, ni  informes como los de la Agencia de Protección Ambiental - EPA de los Estados Unidos que concluye que "el Fracking tendría un impacto nefasto en los yacimientos de agua", ni las advertencias de la Contraloría General de la República que hace unos meses solicitó a la ANH "abstenerse de suscribir contratos para la explotación de yacimientos no convencionales", han llevado al Gobierno a reflexionar y tomar medidas frente a los impactos ambientales y sociales que traería a nuestro país.


Mientras que el Presidente Santos y su Gobierno asumen compromisos internacionales en el marco del Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en Colombia el Fracking ya prendió motores: pese al rechazo de la comunidad y las advertencias de la Contraloría, que ha encontrado hallazgos de irregularidades e ilegalidades en el inicio de estas labores, desde octubre de 2016 las empresas ConocoPhillips y Canacol Energy realizan trabajos de Exploración en el bloque VMM3, más específicamente en el pozo PicoPlata1 ubicado en San Martín, Cesar.

Pero este proyecto es tan solo la punta de un iceberg que amenaza potencialmente el agua y los ecosistemas estratégicos de todos los Bogotanos.  Teniendo en cuenta lo señalado por diversos medios de comunicación como Noticias Caracol, Semana Sostenible, Colombia Plural, existen en el país alrededor de 43 bloques destinados para Exploración y Producción de Yacimientos No Convencionales mediante Fracking o Fracturamiento hidraúlico que podrían tener un impacto potencial en al menos 300 municipios del país, principalmente en los departamentos de Cesar, Santander, Boyacá, Cundinamarca y Tolima.

En 7 de estos bloques ya existen contratos firmados que dan vía libre a la aplicación de esta técnica en Colombia, y como denunciamos hace tan solo unas semanas, mientras la ANLA sigue negando esta información, la ANH reconoce que hay dos nuevos contratos para Fracking en trámite, lo que aumentaría las áreas del país que serían afectadas. 

Además de la cantidad y extensión de los bloques, preocupa las zonas del país en que se aplicaría. Recogiendo denuncias realizadas hace algunos años por la Asociación Fortaleza de la Montaña sobre exploraciones sin los permisos necesarios para No Convencionales en el municipio de Guasca, y la información disponible en fuentes oficiales, el Fracking podría poner en gravísimo riesgo varios ecosistemas estratégicos como el Páramo de Sumapáz, despensa agrícola de la capital y reconocido como el más grande del mundo; el Páramo de Chingaza, cuyo sistema abastece alrededor del 80% del agua potable de Bogotá, por no mencionar otros ecosistemas como el complejo de ciénagas y humedales en el sur del Cesar.

Bogotá, agua y ecosistemas amenazados por Fracking

De acuerdo a Camilo Prieto, vocero del Movimiento Ambientalista Colombiano y ganador de Titanes Caracol en la categoría de Sostenibilidad Ambiental, "El fracking es una amenaza para el futuro hídrico de la nación. Esta técnica contamina de manera irreversible millones de litros de agua. No existe ningún estudio que demuestre que las aguas residuales puedan ser tratadas para verterlas de manera segura".

Si bien el mayor interés de las empresas petroleras para la implementación del Fracking en nuestro territorio está dado en el Magdalena Medio y los Llanos Orientales, el hecho que hoy existan bloques destinados para exploración y explotación No Convencional en zona de cordillera en el centro del país, enciende las alertas frente a un riesgo potencial por la contaminación del Agua de millones de habitantes de la Sabana de Bogotá.

Según Tatiana Roa, Coordinadora General de Censat Agua Viva, "el avance de la frontera petrolera hacia la cordillera amenaza no solo territorios de agua y de rica producción agrícola como los páramos, sino también las zonas más densamente pobladas del país, lo que podría provocar graves conflictos socioambientales".  

Basta con solo darle un vistazo al mapa presentado arriba para evidenciar como Bogotá, los municipios cercanos y sus principales "fábricas de agua", están rodeados de bloques petroleros, la gran mayoría de ellos destinados para No Convencionales o Fracking.  Otra vez, como en los casos del Páramo de Santurbán y Caño Cristales, vemos con tristeza como la codicia de dinero de unos pocos, sobrepasa cualquier límite. ¿Será la reciente muerte de un oso de anteojos en Chingaza, un campanazo de alerta?


"Hicimos esta investigación y denuncia para mostrar que el Fracking ya dejó de ser un problema de solo unas comunidades. Llegó el momento que como hijos de la misma tierra, nos unamos en una sola voz en defensa del agua y la vida, para decirle al Gobierno Nacional que en Colombia no estamos dispuestos a cambiar agua por petróleo ni por minería", concluye Carlos Andrés Santiago, vocero de CORDATEC,  quien ha sido amenazado por su oposición al Fracking, y cuya organización ha liderado la resistencia pacífica en San Martín, Cesar.

Desde la Alianza "Colombia Libre de Fracking", hacemos un llamado a las personas, empresas y organizaciones que desde cualquier lugar del país o del mundo quieran sumarse a esta causa, a seguirnos en el fanpage, divulgar información en redes usando el HT #ColombiaLibreDeFracking, y estar pendientes de nuestros próximos pasos para sumarse a las diferentes actividades que se programen en todo el territorio colombiano. 

miércoles, 1 de marzo de 2017

CORDATEC en la Asamblea 2017 del Comité del Páramo de Santurbán

La Corporación Defensora del Agua, Territorio y Ecosistemas - CORDATEC, participó en la primera Asamblea del año 2017 del Comité para la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán, reconocido por frenar los intentos de Eco Oro por hacer minería en este Páramo que provee que agua a Bucaramanga y la región.

Ver video >>>

Porque el medio ambiente es nuestro compromiso, seguimos #HaciendoLaTarea, aprendiendo de otros procesos, compartiendo nuestra experiencia y tejiendo resistencias al extractivismo por todo el país.

Ver fotos >>>